NAVIDAD TRADICIONAL (TRILOGÍA)

6

III Concurso Literario de La voz silenciosa.

Las 3 Navidades de Carmen Gálvez. Premio por aclamación popular.

Son tres relatos, pero se han unido formando una trilogía.

Navidad tradicional (1927)

¡Hoy es Noche Buena! Desde ayer mi abuelita, mi mamá y mis tías comenzaron a hacer los buñuelos, tamales de “adobo”, café de olla y ponche, para la cena.

Mi papá y mis tíos se encargan de los adornos con guirnaldas de pino y adornos de papel. El Nacimiento lo pusimos entre todos a principio de mes, los grandes se encargan del Portal de La Sagrada Familia porque son figuras sagradas, finas y antiguas.

A los chicos nos dejan colocar a los pastores y demás figuras, debemos poner cuidado en no romperlas, claro. A mí, lo que no me gusta, es el diablo, porque les hace travesuras a los pastores para que no puedan llegar a venerar al Niño Dios.

La piñata la hicimos hace días, como ya tengo 6 años, esta vez me dejaron recortar el periódico para reforzar la olla de barro para que no se rompa tan fácil al darle de palos, para adornarla usan papel de china y todo lo pegan con engrudo. Mi hermano me enseñó cómo se hace, revolvió harina con agua y lo puso a calentar, dando vueltas y vueltas para que no se pegue. “Nunca lo cojas, porque quema muy feo”, me advirtió.

Mas tarde mis otros hermanos la llenarán con naranjas, cacahuates, cañas, mandarinas, jícamas y tejocotes. En la doctrina nos explicaron que los picos representan los siete pecados capitales: pereza, gula, envidia, ira, avaricia, soberbia y lujuria (no sé qué es, pero no se puede preguntar sin arriesgarse a recibir una reprimenda o golpe).

A nosotros nos sirven para guardar lo que ganamos al romperla. Mis primas se encargan de poner las colaciones en las canastitas de mimbre que venden las personas de las rancherías. Son cacahuetes, piñones y trocitos de cascara de naranja cubiertos con dulce de colores pastel. Me encantan los de naranja y de vez en vez me regalan uno cuando paso, pero no puedo pasar muy seguido porque me regañan. […]